10 de abril de 2015

Quien sostuviera el mundo en sus manos


Oh, quién sostuviera el Mundo en sus manos. Pobre de ese infeliz, privado de libertad y colmado de advertencias. 
Ya nunca vería los peligros amortiguados por el velo de ignorancia que eran los ojos, ya nunca las palabras serían sólo palabras, o las acciones simples actos impulsivos, y ya nunca podría dejar que otros se ensuciaran las manos con el trabajo sucio, pues le pertenecía. 
Y aunque sus manos se resquebrajaran cada vez que continuaba, seguía luchando en la causa pérdida de mantener el Mundo a salvo. Se aferraba a él como un vagabundo en invierno se aferraba a un abrigo, o como una recién nacido al pecho de su madre. Lo sujetaba con fuerza y lo sostenía junto a su pecho.
Caminaba contando los pasos. Lento, lento; cada vez más lento. Con cuidado, con cuidado: con muchísimo cuidado.
No quería que el Mundo cayera.
Pero lo dejaba caer constantemente.
Lo dejaba caer cuando erraba, cuando enfurecía, cuando se cansaba, cuando se ponía triste, cuando era imposible ahuyentar la depresión. 
Lo dejaba caer. Una y otra vez.
Y el mundo se agrietaba. Se hendía poco a poco. Y no faltaba mucho para que éste acabase rompiéndose en pedazos.
¿Y quién querría que el mundo se partiera en dos? Sería un auténtico caos.
Oh, quién sostuviera el Mundo en sus manos. Pobre de ese infeliz, privado de sentimientos y colmado de decisiones lógicas pero inmorales.
Lo privarían finalmente también de su humanidad.

1 comentario:

  1. WOW Me gustó mucho. Normalmente soy muy crítica a la hora de leer relatos cortos, porque muchos son buenos solo en su historia o tema, y fallan a la hora de narrarlo, usar las palabras, mantener el ritmo e incluso las sensaciones de manera que estas fluyan. Pero tú lo hiciste a la perfección.
    Me gustó mucho el tema, quien tiene el mundo en sus manos también posee una complejidad extrema que inevitablemente lo consumiría hasta quitarle la humanidad. Por otra parte, y analizándolo, esa persona sería Dios ¿no es así? Pero no se llega inmediatamente a esa conclusión, porque la persona que narras posee sentimientos, preocupaciones y limitantes, y uno suele imaginarse a Dios como un ser perfecto y omnipotente, es una perspectiva nueva que además de llamar mi atención, me agrada.

    Okay, creo que me explayé un poco mucho xD Como sea, me gustó mucho <3

    Saludos

    ResponderEliminar